No puedes dejar de ir a un mercado en Barcelona

No puedes dejar de ir a un mercado en Barcelona

Hoy queremos presentarte dos de los más grandes e importantes mercados que tiene la ciudad de Barcelona. Pues, a parte de sus grandiosas calidades de productos y víveres, son excelentes atenciones las recibidas en estos lugares centenarios y llenos de perfección arquitectónicas.

Conoce con nosotros estos dos mercados que no puedes dejar de visitar, el Mercar de Santa Caterina y el Mercat del Ninot.

El Mercat de Santa Caterina

Este es uno de los lugares más visitados también por los turistas. Su construcción fue en el año 1845, se construyó sobre los terrenos de un convento que ya tenía muchos años en ruinas. Pero fue restaurado y remodelado en el año 2005, por el muy reconocido arquitecto Miralles-Tagliabue. Fue él quien diseño y construyó toda esta estructura del techo de forma ondulante, que estaba completamente inspirada en el estilo de Antonio Gaudí. Es por ello, que está llena de colores alegres que pueden observarse muy bien desde el aire. Este techo tan moderno y vanguardista, se entremezcla a la perfección con algo tan común como un mercado gracias también a que sus columnas y bases son de madera. Este ha sido el primer mercado que ha sido cubierto con un techo desde su creación en 1845.

Este espectacular tejado puede observarse incluso desde la explanada de la Catedral de la ciudad de Barcelona. Es todo un espectáculo lleno de color y ondulado. La verdad es que es toda una sorpresa para los turistas que se acercan a conocer esta estructura tan hermosa y se encuentran dentro de él con un común mercado.

Para visitar la ciudad encontrarás ofertas para realizar un tour privado Barcelona y disfrutar de traslados económicos en grupo para eventos o visitas guiadas.

Mercat del Ninot

La creación de este mercado data del año 1892, fue construido en el municipio de Les Corts mucho antes de que este territorio se uniera a Barcelona. El nombre original de este mercado era “El Porvenir”, pues en la idealización de aquel proyecto en sus inicios, que era de por sí el primero en su estilo en la zona, querían que este lugar representara el futuro de la ciudad. Pero al pasar el tiempo entre los mismos pobladores de la zona, se comenzó a conocer como el Mercado del Ninot, esta forma de llamarlo surgió porque dentro del mercado existía una taberna que tenía un “ninot” que no era más que el mascarón de proa de un bergantín del puerto de la ciudad de Barcelona que fue lo único que pudo salvarse del barco cuando estaba quemándose luego de ser desballestado. Fue tal la fuerza con la que la gente lo llamaba con tanta seguridad el Mercado del Ninot, y así lo aceptaban y reconocían de inmediato, que pasó a ser su nombre oficial en lo que fue la Segunda República entre los años 1931 y 1936 hasta nuestros días.

Ahora, como todo a través del tiempo va cambiando, este mercado fue creciendo, por lo que el Ninot, por el que fue tan reconocido este mercado, hoy se encuentra expuesto en el Museo Marítimo de Barcelona. Pues, fueron muchas las remodelaciones importantes que se hicieron a las instalaciones de acuerdo a las épocas e incluso al crecimiento de la cantidad de personas que acuden. Para el año 1933 fue su primera gran remodelación, fue convertido en un gran centro comercial. Luego, en el siglo XXI, este centenario mercado fue sometido a una segunda remodelación macro, pues los tiempos ya lo ameritaban. Su remodelación duró unos 5 años, y fue en el año 2015 que se estrenó su nueva imagen y nuevos servicios de acuerdo a las nuevas tecnologías, como incluso la señal del WiFi gratis.

Luz Marina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *